YA EN LA CALLE LA ÚLTIMA EDICIÓN DE LA NEVERA, EL LIBRO ABIERTO EN EL QUE PUEDES PARTICIPAR.

martes, 3 de agosto de 2010

Traidores



Crédito de la imagen

Si no anda uno listo, el cuerpo le -o lo traiciona. Está diciendo uno A cortésmente y los ojos dicen B. Lo mismo pasa con las manos: te descuidas un segundo y se van al pan.
Mi marido fue a Pasapalabra y le -o lo- traicionaron los nervios. Cuando veíamos juntos el programa, sus nervios le demostraban una inquebrantable lealtad pero fue llegar a la tele y amotinarse.
Anduvo un tiempo cabizbajo, rumiando aquella pública infidelidad. Tardes enteras me tuvo repasando aquel rosco nefasto.
Lo olvidó mucho después, cuando lo -o le- traicioné con un veinteañero.
Hace -si no me traiciona la memoria- casi dos años que no le -o lo- veo.

10 comentarios:

  1. Es que la palabra es "mu mala cosa" Aster. Traiciona cuando menos te lo espera. Independientemente de lo original y lo bueno que es el micro...te da que pensar. Hay que ver lo que traicionan las palabras. Sobre todo dichas a destiempo. Aunque tu planteas que también traiciona el silencio. Vamos que, nos pongamos como nos pongamos, nos pilla el toro. Bueno, eso del toro es un dicho, claro...aunque, mira por donde en toda Cataluña, ya no los van matar como espectáculo. Es un paso no respetar ciertas tradiciones. Supongo que, cuando se dejaron de matar a esclavos comidos por las fieras en el Circo Romano, y de bajar el pulgar para acabar con los gladiadores vencidos, algunos amantes de la tradición romana pusieron el grito en el cielo...bueno no se si esto viene a cuento o no...pero es que tu relato sugiere de todo...

    Port

    ResponderEliminar
  2. Respecto al cuerpo, perdona la ampliación, no se, casi como que es lo que menos traiciona. Avisa, eso sí...pero lo que el cuerpo te pide - dentro de unos límites, claro, no vaya a ser que alguien aficionado a los "caldos" de la Rioja y otros lugares, no digo nada whiskies y ginebras, se lo tome al pie de la letra - suele ser bueno. A los nervios es que los tenemos muy mal acostumbrados. Y todo por quedar bien. Con lo fácil que sería no competir tanto...y dejar de intentar ganar a los demás para demostrar que somos más... Insisto: tampoco hay que llevar esto al extremo...no vaya a ser que, por no competir, el Portu, con lo que ha pasado este año, no suba nunca...o el Athletic baje.
    (Hoy me paso de tema constantemente...no se, con tanto silencio y monasterio mental se me agolpan las ideas. Y mira que intento seguir tus planteamientos de síntesis, Aster, con los que cada día me identifico más)
    Un abrazo.

    Port

    ResponderEliminar
  3. Aster, los nervios si que juegan malas pasadas... Si además le sumas la vergüenza se convierte en el cóctel perfecto para la gran traición.

    Menos mal que tú no nos traicionas y cumples tu palabra. El martes, puntual para esta cita tan agradable. Ya falta un día menos para la siguiente.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Aster,

    De vez en cuando no viene mal traicionarse un poco y recordar que estamos vivos cometiendo alguna locura.
    Por cierto, como lo cortés no quita lo valiente, cuidado con la palabra "cortesmente".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. En fin, Emilio: veo que la función del micro -sugerir- contigo se cumple plenamente. Gracias.
    Un lujo, Mari Carmen, saber que este blog sigue vivo en Agosto y que estáis ahí.
    Coincido, José, contigo: no está mal traicionarse uno a sí mismo, jugársela; tenemos tantos principios, normas, obligaciones...Tomo nota y corrijo ese -dónde tendré la cabeza...- adverbio

    ResponderEliminar
  6. Hola.

    He llegado a este blog a través del Mirador de Jose. Y me está gustando mucho.

    También me ha gustado el microrrelato. Y estoy con vosotros: no se puede tener todo calculado, acción-reacción, consecuencias... hay que dejar sitio para la espontaneidad y/o la traición.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Liuva bienvenida a La Nieve.

    Me alegro de que te hayas acercado hasta este punto de encuentro. Estoy segura de que estarás a gusto entre nosotros. Si has paseado tras las huellas de los compañeros ya ves que es una nieve cálida y divertida.

    Pronto vendrán los demás a saludarte como mereces, ya sabes las vacaciones...

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. No te preocupes Mari Carmen, tu bienvenida es más que suficiente, muchas gracias por ella :)

    Felices vacaciones a todos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Bienvenida, Liuva; estás en tu casa.

    ResponderEliminar