YA EN LA CALLE LA ÚLTIMA EDICIÓN DE LA NEVERA, EL LIBRO ABIERTO EN EL QUE PUEDES PARTICIPAR.

viernes, 9 de mayo de 2014

Zapping

Al despertarse, el hombre encuentra el postit  -Esto no funciona- que la mujer ha pegado en la pantalla plana del televisor.
Pasa el día desmintiéndolo, comprobando que todos y cada uno de los canales se ven perfectamente.
-Se va a perder Pasapalabra...  -piensa al ver que esa tarde ella se retrasa inexplicablemente.
-Con lo que le gusta el rosco...
En fin.

10 comentarios:

  1. ¡Qué lástimica!
    Es lo que tienen las dichosas "pegatinas mensajeras": mucho fosforito, pero poco espacio para escribir.
    El microrrelato _en cambio_ ha dado mucho de sí, señor Navas.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  2. Aster, la de juegos que se pueden hacer con las palabras. A buen entendedor pocas palabras bastan.
    Nosotros en casa comenzamos a pasar del postit para usar un clásico cuaderno de espiral ja,ja,ja. Claro que me acabo de dar cuenta de que, llegado el caso, hay mucho espacio para explicaciones ja,ja,ja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí; me tendré que pasar al cuaderno; el postit como dice Esther lleva a interpretaciones muy personales.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Visto lo espabilado que es el marido no sé cómo no pegó el postit antes, jajaja...

    Un abrazo y buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, Maribel -esa es la lectura que yo hago- que el pobre hace una interpretación interesada; no se resigna a lo evidente. Quizás actuamos así en cantidad de ocasiones sin ser demasiado conscientes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Igual ha estampado el postit en la pantalla adrede, porque la culpa de que su relación no funcione la tiene, en parte, el maldito televisor. Igual se ha ido en busca de un buen técnico... que le arregle el aparato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen giro narrativo, José Antonio.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Los equívocos son los mismos, independientes de la tecnología de punta. No ver al otro es un cotidiano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema, Sergio. Lo resumes perfectamente.
      Un abrazo.

      Eliminar