YA EN LA CALLE LA ÚLTIMA EDICIÓN DE LA NEVERA, EL LIBRO ABIERTO EN EL QUE PUEDES PARTICIPAR.

jueves, 31 de octubre de 2013

HALLOBLOGWEEN 2013


 
DE INCOGNITO
Desde que murió la abuela, la víspera del día de los difuntos se había convertido casi en una pesadilla. Como todos los años, los nietos estábamos dispuestos a cumplir con el ritual. Se trataba de ponerle unas flores en aquel lugar que recogía sus restos desde que la muerte apareció para llevársela definitivamente de nuestro lado. Así que allí estábamos de nuevo, frente a aquella valla metálica que cada año nos parecía más inescrutable. El más fuerte y alto de los nietos se situó, a modo de primer escalón, con la intención de aupar al segundo de ellos sobre sus hombros. Hecha la torre, me ayudaron a mí y a mi hermano más pequeño a cruzar al otro lado. Las flores, crisantemos y dalias multicolores, iban colocadas de la mejor manera posible en nuestras mochilas. El cariño que aún manteníamos por su recuerdo era mucho más fácil de transportar. Por un lado, se trataba de que no se nos viese. Para ello vestíamos de oscuro y rezábamos para que un cielo nublado ocultase a esa luna, curiosa por ser testigo del momento. Por otro lado, teníamos que evitar hacer ruido. Ni un gesto de miedo, ni una risa nerviosa, ni un comentario. Como siempre, procedimos a desplazarnos a la carrera. Jadeando, llegamos los cuatro a lo que para nosotros era como un santuario. La señal era aquel arbusto de hoja perenne. Con todo cariño, depositamos las flores y comenzamos el retorno. Por delante, la ardua tarea de volver a saltar la valla sin ser descubiertos. A lo lejos, de ronda, la sombra del guarda jurado de turno. Cualquiera le explicaba que esa era la campa próxima al pantano que, varios años después de depositar allí las cenizas de nuestra abuela, había pasado a formar parte  del nuevo campo de golf.
 
De nuevo, Teresa Cameselle nos acoge desde su blog para participar en la quinta edición del HALLOBLOGWEEN, una forma terroríficamente divertida de disfrutar de la creatividad de otros compañeros con respecto a los diversos temas que giran en torno a la fecha del Día de los Difuntos. Más información AQUÍ.



37 comentarios:

  1. El cariño no sabe de fronteras ni de vallas metálicas por altas que estas sean. Ante una lamentable adversidad, el tesón y la determinación de aquellos que la siguen queriendo.
    Un hermoso relato, alejado de las truculencias a las que Halloween se presta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Pepe. Aunque lleguemos a pensar que cuando alguien muere todo se acaba, bien sabemos que eso no es cierto. Entonces comienza otra etapa, aquella en la que nos vamos dando cuenta la de cosas que nos enseñó antes de irse de nuestro lado. Seguro que esa abuela para sus nietos fue todo un ejemplo de superación.
      Pepe, ha sido un verdadero placer volver a encontrarte gracias a Teresa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Hermoso y, a la vez, triste. Por suerte, la transformación del espacio no altera el amor que, persistente, volverá seguro el próximo año a traspasar cualquier tipo de impedimento.

    Un abrazo, Alicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María José. yo creo que es hermoso el hecho de que tuviese tiempo de disfrutar de sus nietos-y acaso de algún biznieto-de tal forma que aún retengan el recuerdo y el cariño por ella. Tras sobreponerse a la muerte es lo que queda si anteriormente hubo buen caldo de cultivo a nivel familiar.

      Me alegro que tu también te hayas sumado a esta convocatoria.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Entrañable relato, Alicia, que deja constancia de que, cuando hablamos de muerte, también sabemos mostrar el cariño y el respeto hacia los que quisimos y se fueron. No importa tanto el lugar donde se depositaran sus cenizas, el último lugar que habitan es nuestro corazón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maribel, como bien dices, los que se fueron permanecen entre nosotros, de alguna manera, si se mantienen vivos en nuestro recuerdo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Sí, muy entrañable y dulce la odisea de los nietos por honrar el recuerdo de la abuelita. Y que al final fuera un campo de golf, pues lo enlazo con aquello de la destrucción de los lugares sagrados, y digo sagrados y digo bien...pues lo son para quienes han depositado en ellos vivencias de todo tipo, incluidas las cenizas de un ser querido.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Valaf. Seguro que el entorno del pantano no lo han alterado para hacer las pistas del campo de golf. Claro, el problema es la accesibilidad. Siempre les quedaría de mayores hacerse socios y el Día de Todos los Santos ir a jugar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. De incógnito, así llevamos el cariño por los que se fueron. Sus gestos, sus frases, algunas de sus historias, han quedado prendidas en nosotros. Tu relato es un soplo de esperanza en estos tiempos tan fríos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose, se trata de no dejar que tengamos una piedra en vez de corazón. La abuela tenía un corazón muy. pero que muy, grande. Me da la impresión de que los nietos también. Ojalá no se les endurezca.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. No es un mal lugar para que descansen unas cenizas. Si es que los familiares pueden llegar, por supuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Compañero, la verdad, es que pensándolo bien no es lo peor que hubiese podido pasar. Todo el campo de golf verde y en medio el pantano como fuente de agua manteniendo su entorno natural. Imagínate si con la especulación urbanística llegan ha hacer viviendas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Una historia tierna, en la cuál el cariño puede más que una valla. Nada los detiene a la hora de llevar una flor, respeto y homenaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sindel. Mucho de esa historia es cierto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Un lugar bonito para la eternidad. Ese árbol siempre verde que era parte de la abuela.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos un lugar no al uso, aunque inaccesible. Claro que de poco no dura una eternidad.
      Un abrazo, Leonor.

      Eliminar
  9. Fundirse con la naturaleza al final de nuestra vida terrenal, hace que los sitios elegidos sean sagrados, para quienes en vida siguen queriendo al que se fue.
    Un buen lugar eligió la abuela.
    Besos con cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te puedo asegurar que el lugar, según se ve en la foto, es precioso. El pantano y su entorno se mantienen igual y en los alrededores están situados los hoyos del campo de golf. Seguro que la abuela recorrería con sus nietos esos lugares en más de una ocasión.
      Gracias Lucia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. El amor de esos nietos era y es inmenso, no solo no dejaron de cumplir con su ritual de llevarle las flores, sino que nada les impedía llegar hacia donde ella descansaba a pesar de los cambios del lugar. Francamente el final me terminó sorprendiendo, pensé que se trataba de un cementerio.
    Un beso, Jime

    ResponderEliminar
  11. Jime, esa era la intención. Que pareciese que iban a un cementerio. Ya que no fui capaz de imprimir miedo ni poneros carne de gallina con el relato, al menos que tuviese un pequeño factor sorpresa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Precioso. La muerte desde el punto de vista del amor de unos nietos. :)

    ResponderEliminar
  13. Gracias Menchu. Sé que en esta convocatoria se trataba de haceros pasar miedo, haceros temblar, conseguir que se os pusiera la carne de gallina, al menos un pálpito,..., en torno al tema de la muerte. Esta nos ha visitado hace poco y preferí dar un giro un poco más amable al tema. Eso no quita para haber disfrutado de buenas historias y buenos textos en el Halloblogween de este año.

    Un abrazo.. .

    ResponderEliminar
  14. ¡Si es que ya no se respeta nada! Me ha gustado tu relato. Gracias por tu comentario en mi blog, y con tu permiso me instalo en tu espacio virtual, éste que nos acerca en la distancia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco, gracias por la visita. Me complace que te haya gustado este entorno. Bienvenido a esta inmensidad nevada. Espero que pronto notes su calidez.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Me ha gustado el final. Muy original. Felicidades.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Fabián. Sí, creo que es lo más sorprendente del relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Respuestas
    1. Charo, gracias por la lectura. Me alegro que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Gracias, antes de nada, a Teresa, desde aquí, desde esta esquina de La Nube.
    Buen relato, compañera. Yo diría, por la imagen, que te has inspirado en Meaztegi, el campo de golf de La Arboleda.
    Intrépidos nietos.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aster, efectivamente, se trata de el campo de glof de La Arboleda. Los nietos seguro que conocían todas las esquinas del entorno del pantano. Acaso hasta cogieron renacuajos en los pequeños charcos de los manantiales que lo abastecían e incluso ayudaron a la abuela en la labor de coger manzanillas
      ¿Quién dijo imposible?

      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Cariñoso homenaje a la abuela, mereció la pena la excursión a ese campo santo lleno de hoyos.
    Genial relato y un final irónico, excelente.
    Besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Natalia por haberlo visto así. Sí, ciertamente es un homenaje a la abuela.

      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Saltar la valla bien mereció la pena, visitar a la abuela era lo importante.Un final genial el de tu relato. Me gustó visitarte y conocer tu blog, gracias a Teresa ha podido ser.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. San, gracias por tu visita. Ya pasaste por aquí en ediciones anteriores del Halloblgween lo que pasa es que en esta ocasión nuestro compañero Aster, editor del blog, cambió el formato. Tras cinco ediciones, está claro que esta propuesta de Teresa Cameselle ya ha calado ondo en bastantes de nosotros por lo que somos asiduos a su convocatoria. También me gustó volver de nuevo a tu blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Mis recuerdos flotan en el aire al ver la foto y el relato. No creo que la abuela Martina se aburra mucho por esos andurriales, ahora más adaptados al deporte y al tráfico.
    Y no me parece que sea la única que seguira cosechando manzanilla, cortándo la flor, no arrancándola, como las setas. Seguro que Filo, Carmen, Emilia -la cojones-, Mari -la "Rubia"- y otras... practican esa competición, sana, que se traían entre ellas a la hora de llenar las bolsas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Martín, me has hecho recordar también a doña Josefa. Que, aunque subía menos veces con ellas, también se recorrió esos lugares que para nosotros ya serán para siempre mágicos.

    Besos.

    ResponderEliminar