YA EN LA CALLE LA ÚLTIMA EDICIÓN DE LA NEVERA, EL LIBRO ABIERTO EN EL QUE PUEDES PARTICIPAR.

sábado, 29 de octubre de 2011

HALLOBLOGWEEN

Un año más, Teresa Cameselle ha publicado en su blog la convocatoria para participar en el HALLOBLOGWEEN 2011 para celebrar Todos los Santos, Día de muertos, Fiesta de difuntos, Halloween, Samain, Noche de brujas y trasgos,…
Se trata de hacer un micro que provoque el escalofrío, el cosquilleo en la nuca, el desasosiego y la pesadilla si es preciso.
El año pasado participé depositando mi colaboración en el blog de Teresa. En esta ocasión lo hago aquí en forma de entrada.





ETERNAMENTE JUNTOS


Era un pueblo de esa Castilla profunda en el que aún se mantenían en pie casas construidas con adobe alrededor de la iglesia. Un pueblo en el que la puerta del cementerio solo se abría la víspera de algún enterramiento, para cavar el correspondiente hoyo, o en el día de los difuntos. La llave la tenía Lola. Lola, rondando los cuarenta años, era una de las mujeres más jóvenes del pueblo. Ejercía de sacristana, de presidenta de la asociación de mujeres y siempre lideraba alguna que otra actividad cultural. Blas, su marido, era de los pocos habitantes que en su día se resistieron a abandonar el pueblo y seguía al cuidado del campo. Cereales, remolacha, uva y la cosecha de otros productos de la tierra le proporcionaban un sueldo suficiente como para vivir sin miserias con sus dos hijos. Si había algún fallecimiento, las labores de cavar la tumba y proceder al correspondiente enterramiento le proporcionaban un dinerillo extra para una economía familiar bastante ajustada.
Aquel atardecer de primeros de agosto, el hijo mayor de Lola cogió de la alhacena la llave de la gran puerta de hierro del cementerio, con gran sigilo para impedir ser visto. Desde Zaragoza, acababa de llegar a pasar el mes vacacional Lidia, amiga muy especial a la que no había visto desde Semana Santa. Cogidos de la mano, se dirigieron hacia las afueras. Un cielo totalmente estrellado era testigo de esos primeros besos subiendo la pequeña ladera que separaba el cementerio del pueblo. Cerraron la gran puerta metálica tras de sí. Dispuestos a dar rienda suelta al deseo largamente contenido, se acercaron a uno de los panteones. Una pequeña puerta metálica, totalmente oxidada y con unos empolvados cristales, daba acceso a un amplio espacio interior. El muchacho miró a Lidia y, al no ver duda en su cara, procedió a intentar forzar la cerradura. Desde dentro un golpe seco para cerrar la puerta les aislaba completamente del mundo exterior comenzando lo que iba a ser una melodía desencadenada de pasión.
-Te quiero. Te amaré siempre-dijo la muchacha entre gemidos de placer no contenidos.
-No dejaré que la distancia ni el tiempo nos separe nunca-susurró él.
No había pasado ni una hora y ellos sintieron haber vivido toda una eternidad. Cuando se dispusieron a salir, aquella puerta llena de herrumbre no cedió. Golpes, esfuerzos, gritos, lloros, todo fue en vano.


Tras la lectura de las diferentes propuestas en los blogs de los compañeros que se sumaron a la convocatoria de Teresa Cameselle se me fueron apareciendo una serie de caminos de frases, veredas de palabras y vaguadas de letras para depositar en los mismos. Dejo una muestra de ellos. Qué mejor lugar para yacer que, precisament, el lugar desde el que nacieron.


-He oído el palpitar de ese péndulo como si fuera una puerta que chirría sola en la más angustiosa, tenebrosa y solitaria oscuridad.
- Unir el vacio de la muerte al espacio que llena el recuerdo de la persona que nos abandona es la forma más hermosa para sobrellevar una situación que, en cualquiera de los casos, hay que acabar enfrentándose a ella.
- El mar representa, con su gran oleaje, la angustia por la muerte y, con su calma, la realidad de que a pesar de la pérdida hay que retornar a la vida.
-Ese cementerio totalmente mojado con el olor a muerte que emana me ha reafirmado y sumergido en esa sensación que siempre he tenido cuando tenía que acudir a un enterramiento familiar y además... ¡Llovía! A mis hijos les pienso evitar es trance. Quiero la cremación.
-Si me hubiera ocurrido a mí lo de despertarme completamente sumergida en una pesadilla en la cocina, después del estremecimiento y de haber despertado de la misma, tampoco hubiese estado nada mal haberme encontrado el espíritu de mi abuela para que me ayudase con las recetas.
-La percepción de cómo residen en nosotros nuestros ancestros fallecidos, depende de cómo hayamos conseguido integrar el proceso de la muerte en nuestra vida. Lo que a veces, dependiendo de las circunstancias, se puede vivir como una pesadilla, estoy completamente segura de que en otras ocasiones se puede llegar a vivir como un descanso.
-Reflexionando, he respirado pensando en que la muerte, en su faceta de malvada o en la de seductora, es mujer. Claro que, bien pensado, se me ha cortado rápidamente la respiración. Inmediatamente me he dado cuenta de que el destino es varón. Tendré que andar con cuidado.
-La muerte en vida acaso sea tener la desgracia de vivir continuamente en un angustioso bucle infinito.
-Terror puede ser algo que quiebre la parálisis de las horas.
-Obsesión es percibir sensaciones de seres inexistentes a modo de golpes de ciclones.
- La maldad, o el mal disfrazado de mujer por lo de la lucha de géneros, aparece de repente y se va posando en los más débiles ya que se alimenta de sus sueños.
- Los espejos reflejan el alma de la persona que se mira en ellos. Si uno no se ve es que ya está muerto.
-...

51 comentarios:

  1. ¡Terrorífico, Alicia! Se quedaron encerrados en el panteón. La verdad es que, como ya he dicho en el comentario a otro relato, los cementerios me ponen los pelos de punta, y este relato de amor en el cementerio tiene, además de miedo, morbo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Maribel, te aseguro que esta no es precisamente una de mis fantasías eróticas ja, ja, ja.

    Recuerdo como una experiencia muy original de compartir creatividad mi participación el año pasado en Halloblogween así que repito. Esta vez desde La nieve. Seguro que en el tour por los otros blogs que se me van a poner los pelos de punta. Voy al tuyo.

    Un abrazo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que horror!!, ¡madre mía!, quedarse encerrados en un cementerio,eso sí que es una pesadilla.

    Me ha gustado, Alicia.


    Lola

    ResponderEliminar
  4. ¿pero es que a estos chicos no se les ocurrió un mejor lugar para celebrar su amor??????????...cualquier árbol o pared para resguardo hubiera bastado!!!jejeje


    Un saludo de halloblogween!

    ResponderEliminar
  5. A mí, no me dan miedo los cementerios, pero reconozco que este relato me ha dado qué pensar.
    Un beso
    celia alvarez

    ResponderEliminar
  6. ¡Para que luego digan que en el amor todo vale! Es el colmo del romanticismo. Pero si señora, un relato de efecto fulminante.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Se escondieron demasiado, y vaya lugar elegido, madre mía, que final, que final, da miedo sólo de pensarlo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Muy buen final. El amor mata, jajaja Excelente. Saludos desde Uruguay

    ResponderEliminar
  9. Se juraron amor eterno y las circunstancias colaboraron con ellos para hacer realidad su juramento. Jejeje. Es que hay lugares que no son propicios para el amor.
    Preciosa historia con la que he disfrutado mucho, a pesar de lo terrorífico de la misma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ah bueno! ahora sí que estan condenados a quererse sin separarse por toda la eternidad! Podríamos decir que hay que tener cuidado con la liviandad que se usan las palabras, podrían resultar en nuestra contra! ja!
    Inquietante final, muy buen relato, excelente suspenso e insospechado final. Un disfrute Alicia
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Un relato tan romántico como tétrico; un excelente cóctel para estas fechas.

    Un polvoriento abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Mi segunda parada de HALLOBLOGWEEN, y la tensión va en aumento.

    Cómo suele decirse, no pidas lo que deseas no sea que se te conceda...Juntos para siempre. Qué angustioso tiene que ser quedarse encerrado en un panteón. Muy bueno.

    Besos y un fuerte abrazo, pero que no ahogue.

    ResponderEliminar
  13. ayysss!!!
    pero a quien se le ocurre ir a esos lugares para tener una nohe de pasion ja... buen relato ...

    ResponderEliminar
  14. Diablos, la pasión y la muerte, entremezclados y llevando la primera al último.
    Estupendo relato.
    El ambiente, que conozco, muy bien contado. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Que final triste, fueron con todo ese amor y esas expectativas y encontraron algo tan oscuro como la muerte. Los cementerios son terroríficos al menos para mí, ni que me lo proponga Brad Pit iría con él jajaja
    Muy bueno tu relato!!! Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Los deseos a veces se cumplen. Me encanta esa mezcla de pasión y muerte. Los cementerios me gustan y pasear al lado del hombre de tus sueños me parece una situación de lo más romántica. Soy muy tétrica, lo reconozco. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Qué horror, para empezar, no me parece el sitio más romántico del mundo precisamente, si encima la puerta se queda atrancada, y se supone que allí no va a ir nadie hasta que haya un enterramiento... Lo único que les queda es rezar porque se muera alguien pronto.
    Gracias por participar ¡

    ResponderEliminar
  18. Amor pasión y muerte hay algo que desencadene más terror, y esos jóvenes no conocen los hotelitos discretos, Dioss que miedo!.
    Un placer leerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Mammma míaaa!!! Me has dejado sin palabras. Esto si es terror y del bueno. Mi enhorabuena por regalarnos esta joyita corta. Besos.

    ResponderEliminar
  20. Lola, al menos se quedaron encerrados en buena compañía.
    Gracias por pasarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Neo, quién no hizo locuras en la juventud. Aunque hay medidas para todo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Celia, a mi tampoco me dan miedo los cementerios, pero de día. Por la noche es otra historia...acaso de miedo. Cuando se cierra la verja metálica a mi me da que algún alma igual quiera salir a dar un paseo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Rosa, detrás de una puerta todo vale para el amor. Claro que menuda puerta han ido a elegir esta parejita...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Gracias Cristina. Me encantó leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Carmen, en los pueblos de pocos habitantes hasta las piedras hablan sobre lo que acontece. A saber qué razón, además de estar pérdidamente enamorados, les llevó a esconderse tanto para desatar su pasión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. El amor no mata, por el amor se muere. Un abrazo con impulso para que llegue hasta Uruguay.

    ResponderEliminar
  27. Pepe, me alegra que hayas disfrutado de este pequeño relato. Yo he disfrutado un montón no solo del tuyo sino de los comentarios que has ido dejando por los otros blogs. Me ha encantado tu locuacidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Ceci, esas palabras fueron como una sentencia. Acaso tenga algo que ver con lo de que por la boca muere el pez.
    Gracias por pasarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Jose Antonio, del polvo vinieron y, tras un buen polvo, en polvo se convirtieron ¿Era algo así, no?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Mari Carmen, en buena hora no se les ocurrió meterse en un nicho de lo vacios... Hay gente para todo.
    Acabo de llegar del cementerio de Ortuella, de dónde están mis abuelos. Ya era anochecido. Qué yuyu he sentido tras tanta lectura de muertos, cementerios, zombis,...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. María, quién esté libre de pecado que tire la primera piedra ja,ja,ja. Yo en un cementerio ni loca. Ahora bien, que se podría hacer una convocatoria para describir en que sitios se ha dado uno un achuchón en la adolescencia y si contásemos la verdad nos íbamos a reír un buen rato también.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Juan Carlos, todo es real, el pueblo, el cementerio, la iglesia, Blas, Lola, la llave... Por eso lo has reconocido. Bueno, solo lo del panteón ha sido fruto de mi truculenta imaginación ja,ja,ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Sindel, estoy completamente de acuerdo contigo. Yo tampoco iría. Aunque he de reconocer que es uno de los sitios dónde más paz exterior se puede encontrar. Claro, el problema es la paz interior que te desaparece al poner el primer pie en tal santo lugar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Leonor, tú eres la prueba de que para gustos están hechos los colores y de que sarna con gusto no pica. Yo no lo puedo evitar, para mí los cementerios siempre estarán unidos a la muerte.
    Me alegra que te haya gustado esa combinación de pasión y muerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. TERESA, GRACIAS POR CONVOCAR UNA PROPUESTA TAN CREATIVA, DIVERTIDA, ESPELUZNANTE, INQUIETANTE,...

    GRACIAS POR DAR CAVIDA A TODAS NUESTRAS PROPUESTAS. HA SIDO UN DERROCHE DE DIVERSIDAD LITERARIA Y HUMANA INCREIBLE. HE DISFRUTADO DE UNOS RELATOS Y UNOS BLOGS MARAVILLOSOS.

    GRACIAS TAMBIÉN POR LA LECTURA DE MI HISTORIA. CUANDO TODO ESTÁ PERDIDO ACASO SOLO NOS QUEDE REZAR.

    POR ÚLTIMO QUERÍA COMENTARTE/COMENTAROS QUE LO MÁS TERRORÍFICO QUE ME HA SUCEDIDO ESTOS DÍAS AL LLEVAR A CABO EL TOUR DE HALLOBLOGWEEN HA SIDO SABER QUE NO VOY A TENER HORAS SUFICIENTES PARA PODER SEGUIR A LOS FABULOSOS COMPAÑEROS DE CAMINO QUE HE IDO ENCONTRANDO.

    UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
  36. San, lo del hotelito era complicado. Eran demasiado jóvenes y estaban en un pueblito alejado de la civilización. Claro que de eso a irse a un cementerio... Yo hubiese votado por un pajar a pesar de ser mucho más clásico ja,ja,ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Gracias Olivia por pasarte por aquí. Lo tuyo tampoco tuvo desperdicio. Habrá que andarse con cuidado cuando nos inviten a perrito caliente ja,ja,ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Hay un refrán, muy español él, que viene aquí que ni al pelo. Ya saben, aquél que empieza: cuando las ganas de joder aprietan...
    Felicidades. Musicalidad y suspense, todo en uno.
    Besines!

    ResponderEliminar
  39. Laura, he tenido que mirar la continuación del refrán, no lo sabía ja,ja,ja.
    Gracias por pasarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  40. Oportuno relato, compañera, que ha acercadao, además, a un montón de amigos a La Nieve.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Atrapados en la "pequeña muerte" en la Muerte, no es justo, pero la atracción es fuerte incluso entre tumbas, cruces, polvo, tinieblas ¿acaso no son atractivos esos ingredientes? El abismo, el sexo, juntos en este relato que me imquieta y que me seduce. !Salve Alicia!

    ResponderEliminar
  42. Aster, he tenido puente este fin de semana pero mi compañero de tantos viajes no. Me surgió la ocasión de viajar por el mundo virtual en el momento más oportuno con la propuesta de Teresa. Fui y vinieron. Qué experiencia. Lástima no poder o no querer mantener ese ritmo habitualmente-sabes que una puerta abierta en internet a veces es otra puerta cerrada al entorno próximo-. Con todo, haré alguna otra escapada ocasional.
    De verás que, ver tantos compañeros por aquí, fue algo fresco. Algo así como la llegada de los primeros copos del invierno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Natalia, tantos años en esto y casi me voy sin saber que esa pequeña pérdida de conciencia durante el orgasmo es llamado en Francia "le petit mort", "la pequeña muerte". Un instante de separación del propio cuerpo, de movimiento y tranquilidad a la vez, de exitación y paz.
    Sabía yo que esta excursión de fin de semana con vosotros había sido muy instructiva ja,ja,ja.
    Me alegro que te haya gustado el relato.
    Gracias por pasarte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Querida Alicia, me ha encantado tu relato, y hasta me he sentido protagonista; pero se me han puesto los pelos como un cepillo de raíces y he sentido como si alguien me tirara del faldón de la camisa mientras intentaba abrir el panteón.

    No quiero ni pensarlo, Alicia. Por mucho que digan que "la muerte no es un tormento sino el fin de todos los tormentos", y que los peligrosos son los vivos y no los que no son... Que no, si me pierdo, ahí no me busquéis. Mejor en otro sitio.

    Muchos besos.

    Alex

    ResponderEliminar
  45. Alex, en confianza, lo he releído varias veces después de haberlo terminado y cada vez que lo leo me sigo sorprendiendo de que lo haya hecho yo. A mi también me gusta, me gusta mucho, aunque esté mal que yo lo diga. Creo que es de los mejores relatos que he escrito. No hablo tanto de la forma, líbreme el cielo, sino por el paisaje, la idea y el sentimiento. Además, vete a saber si al día siguiente no se murió en el pueblo Fidel, el abuelo centenario de la familia propietaria del panteón.
    Alex, aunque por innovar no estaría mal buscar algún sitio distinto, estoy completamente de acuerdo contigo, ahí no. Yo mantengo que lo del pajar, aunque sea un clásico, no estaría mal...Y en la bodega también tiene su morbo ja,ja,ja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  46. Alicia, por favor ¡Dónde va a parar! Siempre en el pajar, mujer. El heno siempre es acogedor, la paja ya no raspa, ahora que la cosechan con máquinas; los mugidos de la vaca, los relinchos del caballo, el saltar de los conejos... No hay color. Esas compañías no molestan aunque no paren y produzcan otras músicas, pero son placenteras. A falta de un buen parador, ahí, en el pajar; mejor que el mejor cementerio, por muy santo que sea. Quita, quita...

    Muchos besos, otra vez, y las que sean menester.

    Alex

    ResponderEliminar
  47. Y aunque el mundo a veces es menos aterrador cuando no estás solo, en este caso creo que sigue siendo igual de terrorífico. Muy buen relato; me ha encantado la frase con la que abres.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  48. Liwk, es verdad que el miedo en compañía parece que se difumina. La frase representa una imagen real que ha formado parte de mi vida en tiempos pasados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  49. La metáfora convertida en realidad. Espléndido, Alicia. Otra vez de los últimos, aunque espero que te gusta la frase con la que defino el relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  50. Emilio, gracias por pasarte. En la web el sentido del tiempo es diferente. Todo queda escrito para retomarlo cuando a uno le venga bien, cuando uno este de mejor talante, cuando uno esté menos cansado, cuando uno se cure de la gripe...
    Me gusta mucho la frase.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar